Neuromarketing aplica diversas técnicas de la neurociencia que permiten medir la actividad cerebral y las “respuestas” de las personas a diferentes estímulos, como por ejemplo, productos y anuncios publicitarios.